BLOG SOBRE JUAN PASQUAU - PERIÓDICO INTEMPORAL



PERIÓDICO INTEMPORAL DEDICADO A JUAN PASQUAU

Para que vuelvan a acercarse a la obra del escritor ubetense quienes tuvieron la suerte de conocerlo, para que lo descubran quienes no lo conocieron, para que todos crezcan en permanente conversación con sus escritos y su pensamiento.

martes, 25 de abril de 2017

ESTADO DE SORPRESA




Hay hombres que no se acostumbran; que no saben ser ricos ni pobres; que no aciertan a asimilar las alabanzas ni las censuras. Que de todo, en fin, se sorprenden. Eso, a mi entender, denota falta de sedimento.

Juan Pasquau, en Jaén, Diario Jaén, 18 de octubre de 1975


sábado, 22 de abril de 2017

LA CIUDAD Y LOS HOMBRES




La ciudad, sea cual fuere, modela un tanto el carácter de sus hombres, pero luego cabe, es posible, que, de rechazo, los hombres devuelvan la pelota a la ciudad y también, con su conducta, con su talante, continúen haciéndola. O rehaciéndola. O cambiándola. O... destruyéndola. Según y cómo. Porque, ¿quién fue antes, Roma o los romanos?

Juan Pasquau, en Úbeda, obliga, Diario Jaén, 28 de septiembre de 1975

miércoles, 19 de abril de 2017

LUZ DE PRIMAVERA




Cada año la primavera ilumina las cosas: les da fe, pureza y energía.

Juan Pasquau, en Colores, de Polvo Iluminado, Gráficas Bellón, 1948

domingo, 16 de abril de 2017

LA LUZ DE LA ESPERANZA




Se puede tener dolor, se puede sufrir intensamente; pero si en el espíritu está encendida la lucecita de la Esperanza, no hay sino aguardar que pase la tormenta. Lo peor es cuando creemos en la noche —noche total— y no como en un accidente, sino como en un absoluto. Y el nihilismo —postura intelectual de moda— no pasa de ser eso: pesimismo radical, empeñado en apagar todas las luces.

Juan Pasquau, en La actitud religiosa, Revista ASÍ, 22 de junio de 1969

viernes, 14 de abril de 2017

MIRA, JESÚS...




Pero en la plaza las trompetas dolientes ponían un festón de pena a la mañana y el gentío se agolpaba, expectante, a la puerta del templo. Dos largas filas de penitentes contagiaban su misterio al aire trascendido de violetas. Parecía como una feria —hasta había risas madrugadoras y pregones de pirulí en la ancha plaza—; pero, de pronto, una onda de silencio aquietó todos los gestos y cegó todas las palabras.

—¡Mira, el Señor!

Se había abierto la puerta del templo. Apareció Jesús Nazareno sobre su trono barroco. Las nubes de incienso acariciaban, flanqueaban amorosas el trono dorado. En el trono dorado se debatían, en desamparo, las llamas implorantes de los cirios. Los cirios...

Juan Pasquau, en Como la túnica de Cristo, Diario ABC, 10 de abril de 1963


miércoles, 12 de abril de 2017

LA INSTITUCIÓN DEL MISTERIO




Y así, fluyente, con naturalidad, sin emociones ni espasmos, sin subitáneos transportes, en una sobremesa no más, Dios instituyó el Misterio. Con toda sencillez, sin barrocas redundancias, Él lo dijo:

—Haced esto en memoria mía.

Juan Pasquau, en Además, Diario Jaén, 7 de junio de 1952

martes, 11 de abril de 2017

ÉL QUEDA




Lo que fue se alía con lo que es, con lo que será. Cristo crucificado se alza como señor de lo Absoluto en esta relativa contingencia. Se borra el tiempo y Él queda. Mil penitentes pretéritos se murieron. Mil penitentes futuros aguardan. Mil penitentes fugaces de este año, se irrogan el magnífico privilegio de acompañar en las calles transidas de recuerdos al Cristo que ora, al Cristo flagelado, al Cristo cargado con la Cruz, al Cristo que agoniza...

Juan Pasquau, en Semana Santa en Úbeda, Revista VBEDA núm. 134, abril de 1965